06 julio, 2016

Cheesecake de Oreo sin horno

Sin duda una de las tartas más demandadas y con mas éxito es la tarta de queso o cheesecake. Lo único malo es que con este tiempo tan caluroso,  como que no apetece mucho encender el horno y pegarte 50 minutos esperando a que se hornee una tarta de queso al baño María... Así que para remediar este asunto y quitar el antojo de una, no hay nada mejor que una receta sin horno. Además hoy vamos a combinarlas con la que está considerada la galleta más vendida del mundo, las galletas Oreo.
Lo bueno de esta receta no es solo que sea sin horno, si no que también tienes la opción de convertirla en una tarta helada de Oreo. Tan sólo la tendrás que meter en el congelador 1 hora hasta de consumir y listo... Tarta helada!

Es una receta rápida, sencilla y sin horno perfecta para cualquier celebración, y con la además hoy soplaré las velas de mi cumpleaños. Normalmente suelo hacerme "tartones" con las que sudo la gota gorda, así que este año he optado por algo más simple pero rico y delicioso.

 Oreo cheesecake
Ingredientes base
175gr. de galletas oreo trituradas
50ml. de mantequilla derretida
Ingredientes relleno
500ml. de nata para montar mínimo 35%M.G
250gr. de queso crema tipo Philadelphia
250gr. de mascarpone
Media cucharadita de sal
15ml. de zumo de limón
10ml. de pasta de vainilla
150gr. de azúcar
160gr. de galletas oreo machacadas

Preparación
1. Mezclamos la galletas oreo trituradas con la mantequilla fundida hasta formar una pasta. Colocamos esta mezcla en la base de un molde desmontable de 18cm. Metemos en la nevera y reservamos.

2. En un bol batimos la nata hasta montarla por completo. Reservamos.

3. En otro bol vamos a batir el queso crema, mascarpone, azúcar sal, pasta de vainilla  y zumo de limón hasta que esté todo bien cremoso y homogéneo.

4. Volcamos esta preparación sobre la nata montada y batimos sólo hasta incorporar.  Ahora sólo nos queda añadir las galletas oreo machacadas a groso modo, simplemente con aplastarlas con las manos será suficiente, ya que queremos que hayan trozos de diferentes tamaños. Mezclamos ligeramente y por último vertemos la mezcla sobre nuestro molde.

5.  Tapamos con film de plástico y dejamos enfriar toda la noche. Al día siguiente desmoldamos la tarta y decoramos con unas mini oreos.


Espero que os guste

Un saludo  




28 junio, 2016

Flan de huevo casero


El flan es una de la elaboraciones más fáciles y que menos ingredientes necesitan. Con tan solo huevos, leche y una cantidad ínfima de azúcar tendremos unos flanes que nada tendrán que ver con los industriales. 
La elaboración de hoy en nada se parece a mi otra receta "flan parisién" (que era bastante laboriosa) al contrario, esta es rapidísima y además podremos añadirle el sabor o toque que más os guste con sólo añadirle a la leche caliente por ejemplo café o cacao o qué sé yo... 

El método que vamos a utilizar para cocinar el flan es al baño María, esto consiste en poner la flanera o flaneras dentro de una fuente de mayor tamaño a nuestro molde y seguidamente llenarla de agua muy caliente hasta 3/4 partes de nuestra flanera. El agua debe cubrir por lo menos la mitad de la flanera. El cocinado será lento, de unos 50 minutos a temperatura baja (150 ºC) y al cabo de ese tiempo el flan estará listo para dejar enfriar sobre una rejilla. Para asegurarnos que el flan está cocinado, basta con pinchar con la punta de un cuchillo o con un palillo, este saldrá limpio si el cocinado ha sido el correcto. Aunque los bordes del flan se verán bien cocidos, el centro debe estar tembloroso, no pasa nada, cuando enfríe estará perfecto.
Otra de las preparaciones clave para un flan perfecto es sin duda el caramelo líquido, por supuesto también debe ser casero. ¿Por qué gastar dinero en algo tan fácil de hacer?. Sólo necesitamos azúcar y agua y el resultado es muchísimo mejor que cualquier caramelo que puedas encontrar con vaya usted a saber qué...
Para hacer el caramelo he seguido las instrucciones de JaviRecetas, es simplemente perfecta, un caramelo líquido con la consistencia justa y que se mantiene intacta en la nevera.  [Con mis cantidades salen aproximadamente unos 250ml.] 
Por supuesto si os gusta un caramelo más oscuro sólo debéis dejar que se cocine un poquito más en la primera parte y si prefieres un caramelo más espeso añade menos cucharadas de agua en la segunda parte.


Flan de huevo casero
Ingredientes flan
500ml. de leche
50gr. de azúcar normal
Corteza de medio limón 
1 cucharadita de pasta de vainilla
1 pizca de sal
4 huevos L
Un ramillete de té del puerto (opcional)
Ingredientes caramelo
200gr. de azúcar
4 cucharadas de agua
Un bol con agua muy caliente

Preparación

Para preparar el caramelo;  En una olla calentamos a fuego medio el azúcar y las 4 cucharadas de agua sin mover en ningún momento. El caramelo empezará a coger un color ámbar. Este proceso puede tardar entre 7-10 minutos. Justo cuando consigamos esta tonalidad empezaremos a echarle cucharada a cucharada agua del bol reservado. Poco a poco iremos agregando el agua muy caliente hasta alcanzar la consistencia deseada. En mi caso añadí unas 10 ó 12 cucharadas de agua caliente. El resultado de este caramelo en cuanto a consistencia es muy parecida al sirope de arce. 

1. Precalentar el horno a 150 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central. Preparamos nuestra flanera vertiendo caramelo en su base.

2. En un cazo calentamos la leche hasta que comience a hervir. En este momento añadimos el resto de ingredientes menos los huevos. Bajamos el fuego al mínimo y dejamos calentar sólo hasta que el azúcar se disuelva. Retiramos del fuego y dejamos templar tapado.

3. En un bol batimos los huevos con energía. Poco a poco vamos añadiendo la mezcla anterior (colada) sin dejar de batir en ningún momento para que los huevos no cuajen.

4. Vertemos esta preparación en la flanera y a continuación la pondremos sobre una fuente de horno cubierta de agua muy caliente para hornearla al baño maría. El nivel del agua debe alcanzar un poquito más de la mitad de la flanera, sobre unas 3/4 partes.

5. Horneamos durante 50-55 minutos o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.  Después dejaremos sobre una rejilla hasta que esté totalmente frío y seguidamente a la nevera mínimo una hora antes de desmoldar.

Por último desmoldamos la flanera, para ello dejaremos boca acabo sobre el plato elegido y dejaremos que la gravedad haga su trabajo.



Espero que os guste

Un saludo   



22 junio, 2016

Blanco y negro con agua de cebada granizada y leche merengada


Todo un clásico del verano es sin duda el blanco y negro, una bebida de lo más refrescante en las calurosas tardes estivales. Aunque quizá el más conocido sea el de café granizado y bola de nata o leche merengada, lo cierto es que mi favorito y el de la mayoría que hemos crecido en el sur de Alicante sea con agua de cebada granizada, o como dirían en mi pueblo "agüica de sebá".

El agua de cebada resumiendo bastante, no es otra cosa que cebada tostada con azúcar y agua. En apariencia se asemeja al café, aunque eso sí, no contiene nada de cafeína, lo que la hace ideal para niños y todo aquel que no deba consumirla. Su sabor es más tostado, caramelizado y parecido a la malta. Además de todo lo anterior, el agua de cebada es una bebida muy nutritiva y con grandes propiedades y beneficios para la salud. Por este motivo llama poderosamente mi atención ir a cualquier heladería u horchatería fuera de la C. Valenciana y asombrarme con los miles de sabores y colores a cuál más extraño y artificial y no encontrar ni rastro de una bebida tan tradicional como es el granizado de agua de cebada.
Es curioso como una bebida tan refrescante y saludable casi no se conozca fuera del sur de la provincia de Alicante, sobre todo teniendo en cuenta que a finales del siglo XIX principios del XX era una de las bebidas más consumidas en todos los cafés madrileños.

Sólo los que nos hemos crecido bebiendo agua de cebada sabemos lo que se echa de menos su característico sabor medio amargo pero super dulce a la vez en estos meses tan calurosos que nos esperan. Así que para celebrar el comienzo del solsticio de verano, que mejor que con mi bebida veraniega favorita. 

El blanco y negro es la combinación perfecta, lo tiene todo, por una parte tenemos el agua de cebada y por otra una bola de helado, en mi caso de leche merengada, mi combinación preferida. 

Si nunca has probado el agua de cebada (o la echas de menos), aquí tienes una receta muy fácil y que seguro te gustará. La panela no es imprescindible,  aunque es más saludable ya que es un producto totalmente natural (azúcar integral de caña). Si no la puedes conseguir lo mejor es sustituirla por azúcar moreno oscuro.
Agua de cebada granizada y leche merengada
Ingredientes helado leche merengada
550ml. de nata para montar
200ml. de leche
Piel de 1 limón
1 rama de canela
75gr. de azúcar
75ml. de miel

Ingredientes agua de cebada
1 litro y medio de agua mineral
290ml. de panela o azúcar moreno
Piel de medio limón
200gr. de cebada molida tostada y caramelizada


>>>>> Preparación helado de leche merengada <<<<<

1. Ponemos a hervir todos los ingredientes en un cazo hasta que el azúcar y la miel se disuelvan por completo. En cuanto comience a hervir retiramos del fuego y dejamos enfriar. Dejamos reposar en la nevera tapado con film. Una vez bien fría, retiramos la rama de canela y la piel del limón.

2. Con la mezcla bien fría empezamos a mantecar en nuestra máquina de helados. El tiempo depende del tipo de heladera etc... en mi caso fueron unos 40 minutos. 

3. Una vez mantecado lo guardaremos en un recipiente hermético dentro del congelador.

Sin máquina: Guardar la mezcla en un recipiente hermético dentro del congelador y cada 30 minutos durante 3 horas debemos sacar la mezcla y batirla para romper los cristales de hielo.

>>>>> Preparación granizado de agua de cebada <<<<<

1. En una olla pondremos a hervir todos los ingredientes (menos azúcar) durante unos 20 minutos. Retiramos del fuego y dejamos reposar la mezcla otros 20 minutos.

2. Pasar la mezcla por un colador metálico para quitar la cebada molida y a continuación lo volveremos a pasar pero esta vez por un colador de tela para deshacernos de las impurezas más finas.

3. Ahora lo pondremos a fuego suave junto con la panela o azúcar moreno sólo hasta que ésta se disuelva por completo. Retiramos del fuego y volvemos a pasar por un colador de tela fino.

3. Guardamos el agua de cebada en una jarra o botella y dejamos enfriar en la nevera. Una vez bien fría la pasamos a nuestra máquina de helados y como si de un helado se tratase empezamos a "mantecar" el agua de cebada. Lo que ocurrirá es que empezará poco a poco a granizarse.

Sin máquina: Una vez la mezcla esté bien fría, la pasamos a una botella de plástico y la dejamos en el congelador. Cada cierto tiempo la sacamos y le daremos unos pequeños masajes a la botella, aplastándola y notando como vamos dejando una textura de nieve. Lo que queremos conseguir con esto es que no se forme un bloque entero.
También podemos guardarlo en un recipiente hermético y cada cierto tiempo con un tenedor ir rascando, de esta manera también se irá formando un granizado.

>>>>> Montaje del blanco y negro <<<<<

1. Sobre unas copas, verter granizado de agua de cebada hasta un poco mas de 3/4 de su capacidad. Seguidamente colocar una bola de helado de leche merengada, espolvorear con canela al gusto y coronar con un barquillo, neula, galleta o similar.


Hoy todo el equipo MegaSilvita queremos celebrar con vosotros la llegada del verano, para ello vamos a rendir homenaje al helado, con diferentes propuestas para todo tipo de paladares en este particular "Día del Helado". Ahora sí que sí queda inaugurada la temporada estival con estas 9 recetas de helado casero para triunfar este verano.

1. Blanco y negro con agua de cebada granizada y leche merengada
2. Polos de té verde y frambuesas [Contigo en la playa]
3. Helado de vainilla y mango [MegaSilvita]
4. Helado de algodón de azúcar [Con aroma de vainilla]
5. Polos de cheesecake y cerezas [Un pedacito de cielo]
6. Helado de galletas María [Jaleo en la cocina]
7. Carrot cake helado [Sophie bakery]
8. Polos de daiquiri de fresa [Manzana & Canela]
9. Helado de avellana tipo Maxibon [Cookcakes de Ainhoa]


Espero que os guste

Un saludo 




14 junio, 2016

Lamingtons veganos

Los Lamingtons son un postre muy popular en Australia, de donde son originarios. Están compuestos por cuadraditos de bizcocho recubiertos de una fina capa de chocolate y rebozados en coco desecado. Una de sus variantes más populares son los rellenos de mermelada de fresa. Esta es la versión que a continuación os mostraré, aunque con algunas modificaciones.
Para el relleno he utilizado mermelada de cerezas y fresa que le da un toque más potente al bizcocho. Además esta version de Lamingtons es totalmente vegana. Para el bizcocho he utilizado una de las recetas que más uso para hacer tartas, el famoso bizcocho sin huevos, sin leche y sin mantequilla. [Podéis ver más recetas aquí o esta otra]. Este es uno de los bizcochos que más me gusta no sólo por la falta de huevos y lácteos, si no por la jugosidad de este tipo de bizcocho y que además no se reseca en la nevera, aguanta muchísimos días y siempre está como el primer día.
El bizcocho lo podemos hacer con anterioridad y dejarlo bien envuelto en film dentro de la nevera, de esta manera será más fácil cortarlo, ya que es un bizcocho muy tierno y jugoso, por lo tanto debemos tener mucho cuidado con él si no lo dejamos enfriar.
Para realizar esta receta he utilizado el molde FREE BAKE de Silikomart que consiste en una banda de silicona dotada de imanes en su interior y que se adapta a cualquier forma que deseemos darle. Aunque en el paquete incluyen unas guías par darle forma, (cuadrada, corazón, estrella y circulo)  he optado por personalizar la forma que mejor se adaptada a mi receta. Para ello es tan sencillo como dibujar sobre nuestro papel vegetal la forma que tengas en mente e ir adaptando la banda free bake a tu diseño. Es facilísimo de utilizar y lo mejor de todo es el desmoldado del bizcocho, al ser de silicona se despega sin ningún problema sin necesidad de engrasarlo.
La ventaja principal de este tipo de molde es la solución a los problemas de falta de espacio, ya que con una banda de silicona que no ocupa nada, tendremos mil posibilidades, desde moldes redondos, cuadrados, formas personalizadas, tamaños variados etc... 

Lamingtons veganos
Ingredientes bizcocho
225gr. de harina de trigo
225gr. de azúcar
225ml. de agua
75ml. de aceite
Una pizca de sal
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de vinagre de manzana
1 cucharadita y media de pasta de vainilla
Ingredientes glaseado chocolate 
160gr. de azúcar glas
50gr. de cacao puro en polvo  sin azúcar
15gr. de margarina vegetal
160ml. de leche vegetal (avena, arroz, etc...)
Otros ingredientes
200gr. Coco desecado
Mermelada de cerezas / fresas (opcional)

>>>>> Preparación <<<<<
1. Precalentamos el horno a 160ºC calor arriba y abajo con la rejilla en la parte central. En una bandeja de horno le daremos forma a nuestra banda de silicona FREE BAKE, para ello podemos usar una de las guías que vienen en el paquete o en mi caso, darle unas dimensiones personalizadas. Dar forma es tan fácil como dibujar en la base de papel vegetal la forma deseada y moldear la banda de silicona, ella se quedará exactamente en el lugar en el que la pongas gracias a sus imanes internos. [Mis medidas  han sido 26x17cm].

2. Para hacer el bizcocho sin huevos y sin lácteos sólo necesitamos un bol con todos los ingredientes secos y mezclarlos muy bien. Haremos una especie de volcán y agregaremos el aceite, vinagre, agua y pasta de vainilla. Mezclamos hasta que todos los ingredientes estén totalmente integrados.

3. Vertemos la mezcla en nuestro molde y horneamos 35-40 minutos o hasta que al pinchar un palillo este salga limpio.

4. Mientras tanto podemos ir haciendo el glaseado de chocolate en el que después tendremos que bañar los lamingtons. En un cazo al baño maría pondremos todos los ingredientes hasta que el azúcar se haya disuelto por completo y todos los ingredientes estén totalmente integrados. Reservar.

5. Dejamos enfriar el bizcocho por completo antes de cortarlo en porciones.  Desmoldamos tan facilmente como estirando de uno de los extremos de la banda de silicona, esta se irá despegando perfectamente sin destrozar el bizcocho.
6. Con el bizcocho bien frío  cortamos por la mitad, esto lo podemos hacer con una lira, así conseguiremos que nos queden dos bizcochos perfectamente nivelados. Una vez tengamos las dos partes, rellenamos con mermelada y con mucho cuidado colocamos la otra mitad encima para cerrar el bizcocho. Por último cortamos el bizcocho en 15 porciones iguales.
7. Con el glaseado preparado y el coco desecado en un plato comenzamos a sumergir las piezas en el chocolate, escurrimos un poco para quitar el exceso y seguidamente rebozamos en el coco. Repetiremos este mismo proceso con las piezas restantes hasta terminar con ellas.

Como veis es una receta muy fácil y apta para cualquier persona intolerante a la mantequilla, leche y huevos. Además como ya os decía, queda un bizcocho super tierno y esponjoso sin necesidad de utilizar estos ingredientes. 
La versión de este bizcocho de chocolate la podéis encontrar en muchísimas recetas de este blog, ya que es sin duda una de las texturas que más me gusta y que mejores resultados me ha dado.


Espero que os guste

Un saludo 




31 mayo, 2016

Flan parisien / Flan pâtissier



El flan de París o flan pâtissier es un dulce muy popular en Francia. Se caracteriza por su exterior crujiente y un interior a base de crema pastelera cuajada. 
Esta es una receta realmente facilísima, aunque eso sí, laboriosa por el tiempo de elaboración que requiere para poder obtener el mejor resultado.
Seguramente más de uno se sentirá tentado a reducir tiempos etc... pero os aconsejo que respetéis cada uno de los pasos que a continuación os daré y por descontado que os saldrá uno de los mejores postres que hayáis probado.

En mi caso he usado un molde de 18cm desmontable, pero con esta misma receta y cantidades se puede utilizar un molde de hasta unos 25cm. La única diferencia que habrá es la altura y el tiempo de horneado, pero por lo demás todo será igual.

La receta está compuesta por dos elaboraciones; Por un lado la masa quebrada, que debemos hacerla el día anterior, forrando nuestro molde y dejando totalmente pegada la masa a la base y paredes. Si no se pega lo suficiente al molde pueden quedar bolsas de aire entre ambos, lo que dará como resultado que la masa se deforme. Por último debemos envolver el molde en film de plástico y guardar en el congelador. Cuanto más fría esté la masa y molde, mejor y más crujiente saldrá después del horneado. Este paso es importantísimo ya que si la masa no está congelada perderá la forma, se vendrá abajo y nos fastidiará el pastel.
La segunda elaboración se trata de una crema pastelera, esta también debemos hacerla el día anterior porque debe estar fría antes de cubrir el molde. La razón es muy simple, si la crema pastelera está caliente, fundirá antes de tiempo nuestra base de masa quebrada por lo que no habrá valido de nada tenerla congelada. Además si la crema pastelera está fría tendrá más cuerpo y cuajará mejor, por lo tanto el corte de la tarta será limpio y firme.

Horneado y tiempos de cocción; En mi caso al ser un molde de 18cm y con una altura de unos 9cm el tiempo de horneado fueron unos 90 minutos. En el caso de usar un molde de entre 22-25cm el tiempo de horneado serían unos 45 minutos. Para saber si el pastel está bien cocido sólo hay que fijarse en la superficie y esperar hasta que se vayan formando las típicas manchas marrones. Además deben cuajar los bordes e hincharse bastante la superficie, (casi como un soufflé), para después bajar. El centro debe estar tembloroso nada más sacarlo del horno, aunque más tarde, una vez frío se estabilizará. 
Una vez frio a temperatura ambiente lo dejamos reposar en nevera mínimo 3 horas o mejor aún toda la noche. Después ya estará listo para desmoldar sin miedo a romperlo y con un corte y textura perfectos. [Degustar bien frío espolvoreado con azúcar glas]


Flan de París / Flan pâtissier
Ingredientes masa quebrada
250gr. de harina de trigo
180gr. de mantequilla temperatura ambiente 
23ml. de leche
20gr. de yema de huevo
4gr. de sal
5gr. de azúcar
Ingredientes relleno
[Relleno adaptado de Christophe Michalak]
750ml. de leche 
185ml. de nata para montar
1 cucharadita de pasta de vainilla
Ralladura 1/2 limón
8 yemas de huevo
185gr. de azúcar
75gr. de maicena

Preparación

1. Masa quebrada;  En un procesador de alimentos/robot provisto de cuchilla colocamos la harina tamizada, azúcar, sal y mantequilla cortada en dados. Mezclamos con pulsaciones cortas hasta que la mezcla tenga una textura similar a la arena. Añadimos la yema de huevo y la leche muy poco a poco sólo hasta que se liguen los ingredientes, (la trabajamos lo menos posible). Una vez la masa forme un bloque la sacamos del robot, la extendemos  con un rodillo dando un grosor de 6mm. Engasamos un molde con mantequilla y forramos el molde con la masa. Guardamos en el congelador mínimo 24h. (Cuanto más frío, mejores resultados obtendréis).


2. Para el relleno;  Ponemos a calentar un cazo con leche, nata, vainilla y ralladura de limón. Cuando hierva retiramos del fuego.

3. En un bol batimos las yemas, azúcar y maicena hasta que estén bien ligados y las yemas clareen. Vertemos la leche caliente poco a poco en la mezcla de yemas (usando un colador entre ambas) removiendo constantemente. Pasamos la mezcla a un cazo al fuego y sin parar de remover esperamos hasta que se espese.

4. Vertemos la mezcla en una fuente grande engrasada con mantequilla y tapamos con film a piel. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y luego pasamos a la nevera. Reservamos hasta el día siguiente.

5. Al día siguiente; Pasamos la crema pastelera a un bol y batimos a velocidad media hasta que quede cremosa y uniforme. 

6. Precalentamos el horno a 200 ºC calor arriba y abajo con la rejilla en el centro.

7. Vertemos la crema pastelera fría sobre el molde (congelado), alisamos la superficie con un espátula y horneamos a 175 ºC durante 90 minutos para un molde alto de 18cm. Para un tamaño mayor, de hasta 25 centímetros con 45-50 minutos de horneado será suficiente.


8. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frío envolvemos el molde en film y lo dejamos en la nevera mínimo 3 horas o mejor 24h. Pasado este tiempo se podrá desmoldar y degustar. [Conservar metido en la nevera hasta el momento de consumir]

Espero que os guste

Un saludo 


20 mayo, 2016

Tarta Tatin ahumada de tomates cherry


Como ya sabéis, la tarta Tatin es una variante de la tarta de manzana, en la que estas se caramelizan. Su mayor peculiaridad es que se hace al revés, ósea, primero el ingrediente elegido y encima la masa. 
Esta debe ser una de las recetas más fáciles que existen, con tan sólo unos cuantos ingredientes que siempre tenemos en casa se pueden hacer maravillas. 
Hoy día hay multitud de variantes de esta famosa tarta, ya que su versatilidad la hace ideal para casi cualquier ingrediente que os pueda pasar por la imaginación.
A este tipo de elaboración los tomates le van como anillo al dedo, ya que el dulzor del caramelo casa con la acidez que estos tienen, equilibrando ambos sabores a la perfección.
Para conseguir un toque más especial si cabe, he optado por el sabor ahumado que le confieren tanto la sal marina ahumada como la salsa de jalapeños ahumados, y para que aún estuviese más presente tanto en sabor como en aromas, he ahumado de una manera casera todo el conjunto. Para ello sólo necesitamos un ramillete de tomillo o romero seco y con el horno aún caliente pero apagado, prendemos el ramillete y lo dejamos arder dentro del horno cerrado. Tan sólo hacen falta unos segundos para que se ahume nuestra tarta de tomates cherry.

Tatin ahumada de tomates cherry
Ingredientes masa
200gr. de harina de trigo
50gr. de harina de arroz
Una pizca de sal
150gr. de mantequilla sin sal
1 cucharada de orégano picado
45ml. de agua muy fría
Ingredientes relleno
500gr. de tomates cherry, colores variados
25ml. de mantequilla derretida
Aceite de Oliva Virgen Extra
3 cucharadas de azúcar
3 cucharadas de agua
Sal marina ahumada
2 cucharadita de vinagre de Jerez
Salsa Tabasco® Chipotle
Pimienta negra molida
Orégano al gusto
Para el ahumado
Un ramillete de tomillo seco

>>>>> Preparación <<<<<

1. Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo con la rejilla en el centro.

2. Lo primero será marinar los tomates cherry para que cojan todo el aroma y sabor posibles. Para ello los pondremos en una fuente redonda apta para horno de unos 25cm. Agregamos un buen chorro de AOVE, sal marina ahumada, 1 cucharadita de vinagre de Jerez, pimienta, orégano, salsa chipotle ahumada al gusto y mantequilla derretida. Removemos bien con las manos hasta que todos los tomates estén  impregnados. Reservamos.

3.  Comenzamos a elaborar la masa, ponemos las harinas, sal, mantequilla cortada en dados y orégano en un robot de cocina provista de cuchilla, damos pulsaciones cortas hasta que la mezcla parezca pan rallado. Añadimos el agua fría poco a poco sólo hasta ligar los ingredientes y que la masa no esté pegajosa. (quizá no necesite los 45ml. totales).

4. Extendemos la masa con el rodillo dejando un grosor de unos 6mm y un diámetro superior a 25cm. Reservamos.
5. En una sartén combinamos el azúcar y el agua. Cocinamos a fuego medio sin remover, sólo agitando suavemente la sartén hasta que el azúcar se derrita y  se vuelva de color ámbar. Retiramos del fuego y añadimos una cucharadita de vinagre de Jerez, removemos muy bien y rápidamente vertemos el contenido sobre los tomates cherry. 
6. Cubrir con la masa metiendo los bordes sobrantes por el molde. Cortamos 2 respiraderos largos en la parte superior para que pueda salir el vapor y horneamos la tarta durante 30 minutos o hasta que esté dorada y firme al tacto.
7. Dejamos reposar la tarta 5 minutos antes de desmoldarla. Una vez desmoldada la volvemos a meter en el horno apagado pero todavía caliente y procedemos a ahumar. Para ello colocamos en la parte más baja del horno una bandeja con el ramillete de tomillo seco y quemamos este, (la llama se pagará enseguida) cerramos el horno (apagado) y dejamos que ahume un minuto la tarta. 

Para terminar rociamos los tomates con AOVE, orégano, tomillo, un toque de salsa de jalapeños ahumados y lista para degustar.

Espero que os guste!!

Un saludo 






13 mayo, 2016

Pan de maíz chipotle


El cornbread o pan de maíz es una especie de pan que se elabora con harina de maíz amarilla y que no requiere fermentación alguna. Por su facilidad y sencillez es un pan que me encanta hacerlo de forma habitual sobre todo como acompañamiento en comidas. 
Para esta ocasión he querido darle algo de color y sabor (mucho sabor) acompañándolo de una variedad de tomates cherry, cebolla, quesos etc... De esta manera se convierte automáticamente en un plato único perfecto por ejemplo para una cena.
El queso scamorza ahumado es uno de mis favoritos, me encanta el toque ahumado tan delicioso que le aporta por ejemplo a la pizzas, foccacias, risottos y por supuesto a este pan de maíz. Para completar al queso ahumado con un toque picante he optado por Tabasco® Chipotle, una salsa de jalapeños ahumados de intensidad media, que hace del conjunto un tandem perfecto de sabor y aroma.

Pan de maíz chipotle
Ingredientes
2 mazorcas de maíz  peladas
170gr. de tomates cherry colores varios
50gr. de pimiento de Padrón 
50gr. de queso de cabra sin corteza
80gr. de queso scamorza ahumado
Media cebolla morada
75ml. de mantequilla derretida
2 huevos L
250ml. de yogurt natural+ 50ml. de agua
1 cucharadita de azúcar
1 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita de bicarbonato 
Media cucharadita de sal
155gr. de harina de maíz amarillo (P.A.N)
90gr. de harina de trigo integral
40gr. de harina de arroz
Un buen chorro de Tabasco® Chipotle
Aceite de oliva virgen extra

Preparación

1. Precalentar el horno a 190º calor arriba y abajo con la rejilla en el centro. Preparar una sartén o fuente apta para horno de unos 25cm.

2. En un bol grande ponemos las harinas, la levadura, bicarbonato, sal, azúcar y removemos bien. Agregamos los huevos, el yogurt mezclado en agua y salsa chipotle sin miedo. Batimos bien la mezcla.

3. Añadimos los granos de maíz, el queso scamorza rallado y la mantequilla derretida por encima. Removemos muy bien hasta mezclar.

4. Volcamos la masa sobre nuestra sartén o fuente provista de papel vegetal. Alisamos la superficie y empezamos a cubrirla con los tomates cherry partidos por la mitad, los pimientos de padrón sin el tallo, la cebolla morada cortada finamente en juliana y por último espolvoreamos con queso de cabra.

5. Terminamos con un buen chorro de aceite de oliva y horneamos durante 40 minutos. 

6. Ahora sólo nos queda (opcional) espolvorear con un poquito más de queso scamorza ahumado, otro chorrito de salsa chipotle y listo para degustar.

[Este pan de maíz se puede consumir tanto templado como frío, como acompañamiento o como plato único cortando una buena ración]



Espero que os guste

Un saludo